Agua de lluvia es aprovechada por estudiantes del Programa de Residencias Estudiantiles

 

Estudiantes son un ejemplo en buenas prácticas ambientales
Tatiana Carmona Rizo, Periodista Oficina de Divulgación e Información
Rebeca Madrigal López, Periodista Oficina de Divulgación e Información
Jafeth Mora Rojas , Periodista Oficina de Divulgación e Información
Categoría: Innovación - 4 de julio de 2017.
Correo ElectrónicoImprimirPDFFacebookTwitter
En el cantón de Montes de Oca cae en promedio, un total de 2.454.656 litros de agua por mes.  - foto Laura Rodríguez Rodríguez.

¿Sabía usted que cada hogar costarricense gasta en promedio 15.000 litros de agua al mes, y que este gasto se reduciría a la mitad si utilizáramos el agua de la lluvia para labores como lavar la ropa, regar el jardín o lavar el carro?

Por este motivo, los estudiantes y el personal del Programa de Residencias Estudiantiles de la Universidad de Costa Rica implementaron un novedoso sistema de cosecha de agua para contribuir con el ambiente y ahorrar este valioso recurso.

Este sistema de cosecha de agua, es utilizado por un total de 165 estudiantes, de Residencias Universitarias de la Sede Rodrigo Facio, quienes lavan su ropa al 100% con agua de lluvia. Antes de implementar este sistema de recolección, todos ellos gastaban alrededor de 6.000 litros de agua potable diarios en el proceso de lavado. Aproximadamente 170.000 litros por mes.

Conscientes de que el recurso es limitado y ninguna actividad humana se puede realizar sin agua, los estudiantes quisieron aprovechar la gran riqueza hídrica del cantón de Montes de Oca y hacer un uso  sostenible del líquido.

Este proyecto de cosecha de agua contó con la asesoría y el apoyo de la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) de la UCR. Ellos se encargaron de adaptar el sistema a las necesidades del Programa de Residencias Estudiantiles.

Juan Marcos Delgado, de la UGA, señaló que como seres colectivos, se busca que estas prácticas amigables con el ambiente tengan un efecto multiplicador.  El objetivo es  convertir a los estudiantes de diversas disciplinas y de diferentes partes del país, en promotores ambientales a lo largo del territorio nacional trasladando esas buenas prácticas a su entorno familiar,  al  barrio donde viven y como futuros profesionales, repliquen este sistema en sus sitios de trabajo.
¿Cómo funciona el sistema de Cosecha de Agua?

Consiste en captar el agua de lluvia mediante las cubiertas de los edificios y canalizarla por medio de canoas y bajantes hacia un depósito de almacenamiento, ya sea superficial o subterráneo. Esta agua puede utilizarse en diferentes actividades que no requieran necesariamente agua potable.
Los estudiantes del Programa de Residencias Estudiantiles de la UCR aprovechan la gran cantidad de agua de lluvia que cae en nuestro país  y la recolectan para luego utilizarla en labores diarias, y de esta manera no desperdiciar agua potable en  actividades que no lo requieren (ilustración: Ibux Sánchez).
Los estudiantes del Programa de Residencias Estudiantiles de la UCR aprovechan la gran cantidad de agua de lluvia que cae en nuestro país  y la recolectan para luego utilizarla en labores diarias, y de esta manera no desperdiciar agua potable en  actividades que no lo requieren (ilustración: Ibux Sánchez).

El agua pluvial, por su baja concentración de contaminantes, es utilizable para muchos usos domésticos, en los que se sustituye el agua potable. Como por ejemplo, riego de jardines, lavado de autos, lavado de ropa y aceras y labores de limpieza en general.
Ventajas de este sistema

Uno de los principales beneficios del sistema de cosecha de agua es la disminución del uso del agua potable en actividades cotidianas que no lo requieren. Además, de bajar los costos económicos, esta práctica contribuye en gran medida en la reducción del impacto ambiental y la huella hidrológica que generamos.

Otra de las ventajas es que el proceso de recolección puede ser utilizado en todos los hogares ya que es muy fácil y económico, no hace falta tener un tanque, basta con colocar recipientes en nuestros techos y patios, y luego usar el agua recolectada en los servicios sanitarios, para regar el jardín o para lavar el automóvil.
¿Cómo surgió esta iniciativa?

Sandra Masís, jefe de programa de Residencias Estudiantiles, señaló que desde el 2011, los estudiantes del Programa de Residencias se propusieron como meta ser pioneros en materia ambiental. Por esta razón han implementado varios sistemas de ahorro energético, de reciclaje, la construcción de un centro de transferencia novedoso, un bici parqueo y capacitaciones programadas por ciclos lectivos, para fomentar una cultura ambientalista.

Además de utilizar el agua llovida para el lavado de ropa, los estudiantes clasifican y reciclan sus desechos, ahorran energía eléctrica al máximo, reutilizan el papel, comparten libros y antologías para no sacar tantas fotocopias y enseñan a sus nuevos compañeros los mecanismos para contribuir con el ambiente.

A futuro, los estudiantes de Residencias Estudiantiles esperan avanzar con otras iniciativas que les permitan convertirse en el primer espacio universitario eco-sostenible.

Desde la academia, se busca promover la conservación de los recursos hídricos para las generaciones actuales y venideras y los ecosistemas naturales relacionados.
 

 

 

 

 

 

 

https://youtu.be/7zUt19F7lZU

Cosecha de Agua en Residencias Estudiantiles

Recolección agua de lluvia Residencias Estudiantiles Sede Central